sábado, 29 de junio de 2013

Pasos para tener un marido confiado


Un matrimonio exitoso no surge de la noche a la mañana. Como hemos estudiado las semanas anteriores, requiere esfuerzo y perseverancia.

Prov. 11.14.- Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo;
Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.

Para la edificación de esta desafiante empresa, como esposas, somos clave para alentar y motivar a nuestro cónyuge, de modo que él  sienta nuestro deseo por la unidad en el proyecto familiar. Si te has fijado, la serie de “Secretos para tener un esposo contento” ha tratado de cambiar nuestras actitudes, no las de ellos.
Hoy te compartiré algunos pasos para tener un marido confiado.
1.- Conoce a tu esposo.
Esto es fundamental, saber qué le emociona, qué le deprime, qué le agrada, qué le preocupa, cómo está su autoestima, qué le hace enojar, cualidades y habilidades individualmente, como padre y esposo…
Cuando se alienta al esposo a ser el hombre que se proponía ser ¡todos ganan! La razón: Él está confiado y realizado y las necesidades de la esposa y los hijos serán satisfechas.
La intención de Dios es que tenga iniciativa, que sea un proveedor, protector, guía, modelo, amigo y amante.
2.- Animar a tu esposo a que procure relaciones que desarrollen su masculinidad.
Ellos necesitan otros varones para su crecimiento. Es un lenguaje masculino que las mujeres a veces no podemos expresar con la misma efectividad.
Es bueno que tu esposo se “abra” primero con un hombre para bajar todo lo que trae en su mente, y ya que lo platicó, entonces lo comunicará de forma más eficaz con la esposa.
Debemos orar para que el esposo tenga un corazón dispuesto para estas relaciones y quiera escuchar consejo, a la par de que encuentre alguien confiable, leal, espiritual y de buena influencia para él.
3.- Dar libertad de recreación con otros hombres.
No deben andar con nosotras o con la familia a todas partes en sus tiempos libres (en el entendido de que tienen programado su espacio para los hijos, esposa y convivencia familiar).
Ellos deben tener sus propios pasatiempos y amigos varones  jugando futbol, ajedrez, boliche, dominó, andar en bicicleta, etc.
¿Por qué es bueno? Los hombres son competitivos por naturaleza, quieren apuntarse una victoria, encontrar una solución o inventar algo. Es parte de la mentalidad conquistadora que, nos guste o no, viene con el hecho de ser hombre.
Según el nivel de testosterona de cada varón, es su nivel de competitividad.
Los expertos señalan que si él no desahoga esta actitud en el deporte, puede estar dispuesto a aplastar a las personas que se interpongan en su camino tanto física, como emocionalmente.
4.- Házlo sentir un ganador. Solo cuando esté relajado, tendrá energía para hablar y pasar tiempo contigo.
Aquí van algunas áreas, dile que:
ü  Es divertido.
ü  Fiel.
ü  Buen deportista.
ü  Leal.
ü  Responsable en su trabajo.
ü  Responsable en proveer a la familia.
ü  Responsable con sus hijos.
ü  Buen amante.
ü  Ayuda en la casa.
ü  Seguro de sí mismo.
ü  Fuerte físicamente para hacer trabajos de la casa que lo requieran.
ü  Si te escuchó o dedicó tiempo a platicar.
ü  Si te compartió sus emociones y planes.
Si quieres que sea más como el hombre del que te enamoraste en versión
“recargada” J debes alimentar su crecimiento con comentarios positivos.

Col. 3.12, 13.- Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados,
de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad,
de mansedumbre, de paciencia;
soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno
tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó,
así también hacedlo vosotros.

5.- Animar al esposo.-
Ø  Agradécele aun por las pequeñas o cotidianas cosas que haga, no porque sientas que hizo algo espectacular y se lo merezca. Por ejemplo: Por lavar el auto, sacar la basura, ayudarte a colgar la ropa, etc.
Ø  Toma nota de lo que le gusta para crear sorpresas especiales para él, como cuál es su helado favorito y cómpralo cuando sepas que tendrá días agobiados, dale masajes sin preguntarle, muéstrale afecto.
Ø  Pregúntale sus sueños sin criticarlo, solo escucha.
Ø  Hazle saber que estás feliz de ser su compañera de vida.

Fil. 2.3.- Nada hagáis por contienda o por vanagloria;
antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás
como superiores a él mismo;

Beneficios de un esposo confiado:
ü  Se sentirá mejor en su actitud hacia tí.
ü  Desarrollará un profundo aprecio por ti.
ü  Te verá como su aliada y amiga.
ü  Se abrirá más emocionalmente.
ü  Se esforzará más en aquello que lo elogiaste. Por ej. “Querido: me encanta que sabes escuchar”.
       ü Estará dispuesto a elogiarte y mirarte en forma favorable.
ü Habrá menos posibilidades de que necesite reafirmación del exterior o de ser tentado a tener un romance.
      Cuando te enfocas en lo negativo, se magnifica en tu mente y no puedes ver otra cosa. Pero al repasar las cualidades que viste al decidir casarte con él, serás menos crítica, más amorosa y agradecida.
     En conclusión, se trata de que le ayudes a dar su 100% y con excelencia para el Señor.

DESAFÍO:

     Gracias por acompañarme en este serie “Secretos para tener un esposo contento”.
     Espero haya sido de bendición, escríbeme para hacérmelo saber.




viernes, 21 de junio de 2013

Cuatro aspectos que implica ser una sola carne (parte 2)



            ¡Qué tal amigas!
          La semana pasada estuvimos analizando unidad física y la unidad del corazón.
          ¿Cómo te fue con el desafío?
          Hoy terminaremos con dos puntos más para lograr ser una sola carne.
3.- UNIDAD ESPIRITUAL.
Amós 3.3, 4.- ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?  ¿Rugirá el león en la selva sin haber presa?
Hay que tener la misma fe, mismas convicciones bíblicas, mismos principios, mismo llamado.
Por ejemplo, su visión y metas espirituales como familia, que el padre asuma su responsabilidad como pastor del hogar, devocional juntos,  oración en los alimentos y en lo particular, y congruencia en casa, en el lugar de trabajo y en la iglesia.

Mt. 8.19.- Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.  20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

4.- UNIDAD EN LAS REGLAS DE LA CASA.
Esta situación es sumamente común en la consejería.
Es necesario previo acuerdo entre ambos cónyuges y con el compromiso de cumplirlas, por eso deben estar basadas en principios bíblicos para no tener la tentación de romper las reglas.
       Nosotros debemos ser los primeros en poner el ejemplo y ser consistentes, que tu no sea NO y tu sí, SÍ.
       Algunas ideas serían: horas de llegar, disciplina para los hijos, parámetros para amistades de cónyuges e hijos, qué actividades tendrán en el tiempo libre, tipos de películas, a qué lugares o eventos irán, tareas para cada quien, horario de ver televisión e internet, tiempo para hacer la tarea, día para visitar a las familias políticas, etc.
Para esto es básico comportarse con coherencia y sinceridad, de acuerdo a convicciones espirituales. No decir al adolescente: “No maltrates a tu madre,” y el padre es el primero que lo hace; “no digas groserías,” y los padres las expresan.
Recuerda que no hay principios bíblicos para adultos y para chicos, son para todos por igual.

“Un día preguntaron a un sabio ¿A qué edad debe empezar la educación moral de los hijos?
Este contestó: ‘20 años antes de nacer por lo menos, educando primero a los padres’.”

      ¿Qué tal, eh? ¡Ciertísimo!

Mt. 19:5,6.- Los dos serán una sola carne. Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por lo tanto,
lo que Dios juntó no lo separe el hombre.

      ¿Cuán buenas son estas  nuevas?
       “Significan esto: Cuando hay desavenencias entre los esposos y se sienten tentados a pensar, 'no estamos hechos el uno para el otro, ¡no hay remedio!', en realidad están escuchando la sugerencia de alguien que les está contando mentiras. No tienen por qué creerlo."Dios los juntó". Son "una sola carne".
         Tan verdadero como el día sigue a la noche, Dios los ha hecho el uno para el otro, a fin de que sean realmente uno.”

       Cuando haya desaveniencias primero vayan a la Biblia, intenten llegar a un acuerdo, y si es necesario, pidan consejo a una autoridad espiritual.
Rom. 12.16.- Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.
Jn. 17.22, 23.- La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.  Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 
         Es un desafío tener unidad siendo tan diferentes, pero no imposible. Un importante reto como personas y como pareja.
       No te desalientes, ¡y a trabajar se ha dicho!





martes, 18 de junio de 2013

Vegetales con requesón


2 tazas de requesón.
1 taza de chayotes.
1 taza de zanahorias.
1 taza de calabacitas.
3 chiles pimiento morrón de distintos colores.
1 cebolla.

*Todos los anteriores ingredientes van cortados en juliana*.

1 taza de brócoli cortado en ramitos.
1 taza de champiñones rebanados.
1 diente de ajo picado fino.
2 cucharadas de mantequilla.
Sal al gusto.

OPCIONAL: Ejote y elote además de lo anterior.

EQUIPO DE COCINA:
1 sartén amplio.

PROCEDIMIENTO:
Cortar las verduras en juliana.
 En sartén amplio, poner mantequilla ajo y cebolla para acitronar.
Agregar luego zanahoria y tiras de morrón.
Después, añadir una capa de requesón y sal al gusto.
Colocar una segunda capa con  chayote, pimiento  morrón, requesón y sal.
Posteriormente, incorporar las calabacitas, pimiento, requesón y sal.
Finalmente, una capa de champiñones, brócoli, requesón y sal.
Tapar sartén y dejar a fuego muy bajo durante 15 minutos o lo necesario para que se cocinen las verduras.

Puede servirse acompañado con arroz al vapor.



viernes, 14 de junio de 2013

Cuatro aspectos que implica ser una sola carne (parte1)


          Ninguna otra relación humana es más íntima, más estrecha, más cercana que el matrimonio.  De ninguna otra relación humana la Biblia habla como de “una sola carne”. 
          
         No eres una sola carne con tus padres, tus hermanos, tus hijos, tus amigos; Dios dice que sólo lo eres con tu cónyuge. Por lo tanto, con ningún otro ser humano debes tener una relación más íntima y cercana que con tu marido.

Gn.2.24.- Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre,
 y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

        Esta vez estudiaremos dos  aspectos que implican ser una sola carne.
1.- Iniciaremos con la más común, que es la UNIDAD FÍSICA, que es una forma de mostrar el amor. Independientemente del mandamiento de multiplicaos para llenad la tierra.
Prov. 5.18-19. Sea bendito tu manantial, 
Y alégrate con la mujer de
tu juventud, Como cierva amada y graciosa gacela.
Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,
Y en su amor recréate siempre.

El acto sexual en el matrimonio, es un acto tan puro como la oración.
Cuando estás en la escuela, ¿cuál es la hora favorita de los alumnos? ¡El recreo! Así debe ser el acto sexual en la pareja, anhelar el tiempo para estar con tu esposo.
Lógicamente que esto implica que guardes energías para eso, porque si te llenas de actividades, ya en la noche lo que quieres es dormir.
PROGRAMEN como matrimonio sus tiempos para esa actividad.

Beneficios de la relación sexual:
 o   Aumenta la expectativa de vida.
 o   Tratamiento de belleza, porque a las mujeres se les hace el pelo brillante y
suave.
 o   Permite limpiar los poros y hace brillar tu piel.
 o   Quema calorías.
 o   Tonifica los músculos.
 o   Es un antiestamínico natural. Ayuda a combatir el asma y las
alergias de primavera.

2.- El acto sexual es resultado de la UNIÓN DEL CORAZÓN.
Esto implica compromiso y consideración.
Cuando el esposo y la esposa son los mejores amigos, se aprecian, se acomodan a los gustos del otro, se sacrifican el uno por el otro, etc.
Si no hay unidad del corazón, la unidad física PIERDE SU FUERZA.
1 Sam. 1.4, 5.- Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio,
daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas,
a cada uno su parte. Pero a Ana daba una parte escogida;
porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.

¿Qué significa este amor?
ü  Comparten los mismos intereses.
Por ejemplo: Poco a poco el matrimonio se va acoplando y creando su propia identidad, se van pareciendo más al otro.
Algunos aspectos que aprendí a  adaptarme a mi esposo, fueron tomarle placer al ver TV (me gusta muy poco), a comer en la cama viendo una película y a ser más sociable y flexible ante los cambios de agenda.
 Él empezó a tomar el gusto por leer, la importancia de la combinación de la ropa, usar ropa formal, gusto por ver programas educativos o para aprender algo (que sea productivo).
De ambos, decoración de la casa, gusto por tener la casa ordenada, pasar tiempo juntos, el llamado al ministerio.

ü  Les gusta hablar de sus experiencias, buenas o malas.
Somos los mejores amigos y no creo que haya cosas que nos escondamos, solo lo que implica el secreto profesional de consejería o puedan lastimar el corazón del otro por ministerio.

ü  Se gozan juntos.
ü  Comparten sus secretos.
ü  Expresan lealtad y apoyo.
ü  Se ayudan mutuamente en las tareas difíciles.

Puede ser que esto no sea repentino, puede haber faltas de consideración, pero a base de a lo mejor discusiones sobre el tema (en el buen sentido), paciencia, oración, disposición de corazón y consejería, podemos concientizarnos de la carga del otro.
La segunda etapa es que lo reconozca.
La tercera que se  disponga a hacerlo ya te diga: “Sí mi amor, gracias por decírmelo”.
La cuarta, que de verdad lo haga.

La clave está en ceder derechos, si yo le llevo la cena a la cama está contento, y puede adjudicarme un tiempo para ver programas que a mí me gustan.
Yo consiento en romper los planes porque soy muy cuadrada, él me ayuda con algún pendiente que debo hacer de la casa.
Para esto pueden pasar meses o años. Lo importante es empezar, orar por la forma y el tiempo de hablarlo y ser perseverante.

Cuenta una historia que “Una vez el famoso Tomás Edison decía:
-Cuando la Sra. Edison, mi esposa, insiste en algo, yo siempre le doy la razón no discutiéndole.
-Pero le preguntaron intrigados,-¿y si es al revés?
-Entonces es ella la que no me resiste con sus argumentos.
Pero siguió su interlocutor –Puede haber sucedido alguna vez que ambos hayáis insistido… Entonces ¿qué?
-Hemos tenido siempre el sentido común de no insistir los 2 a la vez.”

Col. 3.13.- soportándoos unos a otros, 
y perdonándoos unos a otros si
alguno tuviere queja contra otro. 
De la manera que Cristo os perdonó,
así también hacedlo vosotros.
           
Termino con otra anécdota interesante porque quiero ser lo más práctica posible:
Alguien preguntó a una mujer que celebraba sus bodas de oro, cuál era su secreto para mantenerse casada tanto tiempo.
Ella respondió: “Cuando nos casamos, hice una lista de 10 puntos débiles que, por amor a mi matrimonio, iba a pasar por alto.”
Así, esta esposa demostró el tipo de perdón y aceptación necesarios para hacer que funcione el matrimonio.
A veces no son pecados, son manías que debemos aprender a vivir con ellas, por ejemplo, acomodar  sus cosas como le parece mejor, aunque a mí no me guste).
La unión del corazón es fundamental para tener armonía, y no se construye sola, hay que trabajar para ello.

Aquí le dejamos por hoy, te espero la siguiente semana con la segunda parte de este artículo.

Déjame tus comentarios sobre el tema y cómo te ha parecido la serie.

Bendiciones.

* * * * * * * * 


DESAFÍO SEMANA 2:
Si tu esposo ya no te escucha cuando le dices : “Te amo”, debe ser porque lo has estado diciendo de la misma manera por demasiado tiempo.
¡Exprésalo de alguna manera que lo sorprenda! 
Escríbelo en el espejo del baño, en su agenda o pega una nota en el retrovisor del auto.



martes, 11 de junio de 2013

Agua de guayaba con fresa.




INGREDIENTES:
2 litros de Agua.
1 Taza de guayabas lavadas y picadas.
1 Taza de fresas desinfectadas y picadas.
Azúcar al gusto.

EQUIPO DE COCINA: Licuadora y jarra.

PROCEDIMIENTO:
Licuar las frutas con un poco de agua. Añadir al resto del líquido y endulzar al gusto.
Servir.

viernes, 7 de junio de 2013

Ser ayuda idónea





Más de alguna vez hemos suspirado y deseamos que nuestro esposo cambie, pero muchas veces está en nuestras manos, en cambio de actitud y asumir nuestro rol adecuadamente. De eso de trata esta serie de "Secretos para tener un esposo contento". Iniciaremos con Ser ayuda idónea.


 Dios creó a la mujer para ser ayuda del hombre. Sin la mujer, el hombre aun en su perfección estaba incompleto.
Mientras Adán fue creado del polvo de la tierra y Eva de forma distinta, Dios está indicando un regalo especial diseñado para él.
Ninguno de los animales podían proveerle al hombre la ayuda que necesitaba. Sólo la mujer podía hacer eso.
Pr 18.22.-El que halla esposa halla el bien,
y alcanza la benevolencia de Jehová.

Dios creó a la mujer para ser una ayuda idónea. ¿Cuántas veces hemos escuchado que debemos tener esta cualidad? Muchísimas… y no siempre lo tomamos con agrado.
Esta palabra se define como “adecuado y apropiado para”.
En el original, ayuda idónea es un solo vocablo, que significa: Ayudador y socorrer. Deriva de azar que es rodear, circundar, proteger, aliado, amparo, dar, defender.
Esa  misma raíz está en los siguientes versículos refiriéndose al cuidado de Dios para el hombre en distintas circunstancias.
Sal.  70.5.- En cuanto a mí, pobre y necesitado,
    por favor, Dios, ven pronto a socorrerme.
Tú eres mi ayudador y mi salvador;
    oh Señor, no te demores. (NTV)
Sal. 115.10, 11.- Ustedes los sacerdotes, confíen en el Señor;
él es quien los ayuda y los protege.
Ustedes, temerosos del Señor, confíen en él;
él es quien los ayuda y los protege. (RVC)

            ¡Qué hermoso! En mi egoísmo no había entendido esta posición establecida  de parte del Padre directamente hacia mi esposo, al igual que en momentos en que imploran y buscan protección del Señor, como relatan estos Salmos.
Con el paso del tiempo, cuando conocí estos significados me empezó a gustar eso de ser la ayuda idónea, espero que al terminar este artículo ¡te sientas igual de privilegiada que yo! =)
Los colores del arco iris son distintos y poseen sus cualidades individuales, pero todos ellos son necesarios para producir la perfecta luz blanca de donde proceden. Así es el matrimonio: cada cónyuge encuentra en el otro aspectos de su ser que son una fuente de maravilla y deleite. Dios nos hizo así.
El ser ayuda, no implica hacer los quehaceres del hogar, ya que en nuestra ausencia, el esposo puede contratar a un equipo de féminas  para que sean sus lavanderas, niñeras, cocineras, planchadoras, etc., y pueden sacar adelante la casa.
Ser ayuda es qué tareas llevo a cabo para cumplir mi rol como esposa, que ninguna otra mujer sobre la Tierra está destinada a hacerlo, excepto yo.
A lo largo del día, la mujer es hija, esposa, madre, estudiante, cocinera, maestra, enfermera, estilista, chofer, amiga, empleada, psicóloga, miembro de un club, entre otras cosas.
Pero el asunto es que nosotros debemos ajustar ciertas actitudes y acciones apropiadas a cada situación, porque debe ser en el momento adecuado, con la persona adecuada, en el lugar adecuado.
Muy mal se vería una mujer cortando el bistec del jefe de su esposo en una cena de negocios. O en su caso, comportarte como si fueras la mamá de tu marido, o cargar a tu hijo para que supla las necesidades morales que tu esposo debe hacer.
Lo que es apropiado para un rol, no es apropiado para otro.
 La idea de ayuda es que debo proveer lo que se necesita o falta, que alguien vaya al lado de otra persona y por su asistencia y apoyo, haga posible que logre lo que no hubiese podido alcanzar de otra forma.
Incluso, podríamos decir, que ni siquiera su madre podría hacerlo mejor, ya que al casarse, hay una simbiosis en la pareja, en la que se adquieren, modifican o eliminan hábitos y convicciones, por el hecho de vivir juntos o  en su caso de crear su patrón como proyecto de familia nueva.
1Co. 11.8, 9.- Pues el primer hombre no 
provino de ninguna mujer,
sino que la primera mujer provino de un hombre. Y el hombre no fue hecho para la mujer, sino que la mujer fue hecha para el hombre. (NTV)
Ella es similar al hombre pero algo diferente. Es el complemento del varón, no su copia en carbón. Es para el cónyuge lo que una llave para una cerradura y lo que un disco duro a una computadora ¡indispensable para lograr su misión!
¿Cuál fue la actitud que viste que tu madre tenía hacia tu padre?
¿Cómo ha influido en la actitud que tienes hacia tu esposo y los hombres en general?
Termino con el siguiente versículo:
Fil.2.3, 4.- No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes.
No se ocupen sólo de sus propios intereses, sino también
procuren interesarse en los demás. (NTV)
Indudablemente, soy especial para mi esposo y oro para cumplir cabalmente Su hermoso y perfecto plan.







martes, 4 de junio de 2013

Salsa de aguacate


INGREDIENTES:
2 Aguacates medianos maduros.
1/2 taza de crema baja en grasa.
2 cucharadas de cilantro.
2 cucharaditas de jugo de limón.
1 diente de ajo pequeño.
Sal.

OPCIONAL: Cebollín picado  para decorar.


PROCEDIMIENTO:
Licuar todo hasta que se integre.
Rectificar sazón.
Colocar en una salsera o plato pequeño hondo.

Esta es una salsa versátil que se puede servir sobre frijoles, tortillas, ensaladas, guisos, tostadas y.... ¡en lo que tu creatividad te indique!

*Se puede acompañar de queso fresco desmoronado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...