jueves, 30 de octubre de 2014

Razones por las que las personas participan en Halloween y en Día de Muertos.


¿Sabes qué es el Halloween y el Día de Muertos?  ¿Es bueno o malo? ¿Es divertido?  ¿Debemos participar? Sí o No. ¿Por qué?

Analizaremos tres razones por las que las personas PARTICIPAN y APRUEBAN estas festividades.

       1.- Indiferencia.

      No les importa saber qué es ni para qué, no les preocupa, simplemente participan y listo.



       2.- Incredulidad.

        Las personas no creen que Satanás existe, que la brujería existe, que el ocultismo se practica, piensan que el ver por ejemplo una película de terror es cómico, divertido o simple ciencia ficción.

        Los más audaces visitan casas encantadas, otros ven películas de terror y otros inclusive visitan a media noche cementerios o reuniones espiritistas con la intención de contactar con los espíritus de los muertos.




       Hay referencias bíblicas que hablan sobre la existencia de Satanás, no es un invento del hombre. Algunas son:

Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo
 y Satanás, y lo ató por mil años; Ap. 20.2.

Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios,
entre los cuales vino también Satanás.
 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo
Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.
Job 1.6, 7.

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
St. 4.7.

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como
león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;
1 P. 5:8.

Por su parte, hay prácticas relacionadas con estas fechas, que son condenadas por Dios en Su Palabra:

A la hechicera no dejarás que viva. Éx. 22.18.

No os volváis a los encantadores ni a los adivinos;
no los consultéis, contaminándoos con ellos.
Yo Jehová vuestro Dios.
Lv. 19:3.

»También me pondré en contra de todos los que se entregan
 a la prostitución espiritual al confiar en médiums o
en los que consultan a los espíritus de los muertos.
Los eliminaré de la comunidad.
Lv. 20:6 (NTV).

»Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da,
 ten mucho cuidado de no imitar las costumbres detestables
de las naciones que viven allí.  Por ejemplo, jamás sacrifiques
a tu hijo o a tu hija como una ofrenda quemada.
Tampoco permitas que el pueblo practique la adivinación,
ni la hechicería, ni que haga interpretación de agüeros,
ni se mezcle en brujerías,  ni haga conjuros;
tampoco permitas que alguien se preste a actuar
como médium o vidente, ni que invoque
el espíritu de los muertos. Cualquiera que practique esas cosas
es detestable a los ojos del Señor. Precisamente porque las
otras naciones hicieron esas cosas detestables, el Señor tu Dios
las expulsará de tu paso.  Sin embargo, tú debes ser intachable
delante del Señor tu Dios.

Dt. 18:9-13 (NTV).


Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa,
los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza,
pasiones sensuales,  idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos,
arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones,
envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y
otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que
les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará
el reino de Dios.
Gál. 5:19-21 (NTV)

Existe una biblia satánica, y entre lo que contiene se encuentra lo siguiente:

1. Fuego de Satanás.
2. Libro de Lucifer.
3. ¡Dios se busca vivo o muerto!
4. El dios que salva puedes ser tu mismo.
5. El libro del infierno.
 6. El diablo.
7. ¿Cómo vender tu alma?
8. Sensualidad satánica.
 9. Vida después de la muerte.
10. Días de fiestas religiosas.
11. Misa negra.
12. Teoría y práctica de la magia satánica.
13. Tres ríos de rituales satánicos.

Datos interesantes:

 Ø El 31 de octubre, para los lectores psíquicos, los clarividentes y los visionarios autoproclamados, es el momento más ocupado del año.
 Ø Los que publican libros sobre temas que van desde la astrología hasta la brujería, indican un considerable incremento en las ventas.
Ø Algunos de los directores y productores de TV y cine, contratan satanistas para que les ayuden a reproducir auténticamente los ritos, ceremonias, maldiciones, sacrificios, que se muestran en sus películas.
Todo esto nos va haciendo más insensibles, cada vez soportamos más contenido satánico, nos sorprendemos menos.

          3.- Ignorancia.
           Al diablo le encanta que las personas ignoren la verdad acerca de quién es él en realidad y lo que es capaz de hacer.


Pero temo que, de alguna manera, su pura y completa devoción
 a Cristo se corrompa, tal como Eva fue engañada por
la astucia de la serpiente.
2 Cor. 11:3 (NTV).

ni den cabida al diablo.
Ef. 4:27 (NVI).

para que Satanás no se aproveche de nosotros.
Pues ya conocemos sus maquinaciones malignas.
2 Co. 2:11 (NTV).

Recuerda que el conocimiento es poder, así que combinado con la fe en la Palabra del Señor, podemos hacer frente al enemigo con toda conciencia y sabiduría.

Por: Edgar Beltrán.
Adaptación: Jéssica Jiménez.


viernes, 17 de octubre de 2014

Piropos de mi amado.

17 octubre 2014

-Mami ¿Para qué te pusiste labial?
-Para verme más guapa.
-Tú no necesitas labial, tienes labios hermosos, solo con un vestido, unos aretes y una balerina es suficiente.
:)

miércoles, 15 de octubre de 2014

Confesiones de una soñadora.

2012

Las sonrisas de  papá....

Octubre 14, 2014.
Acabo de despertar, y no quiero que se me olvide este sueño en especial, por eso me vine directo a la computadora.

Antes quiero platicarles que desde pequeña soy una persona que sueña mucho, y muchas historias fantásticas y novelescas en tanto la luna adorna el espacio celestial.

Desde hace 7 meses que mi papá se fue, un 90% de las noches lo veo en mis sueños. Es interesante que en los sueños nunca me ha hablado, solo aparece de repente aunque sea otra la historia de esa noche. Las primeras semanas salía con una sonrisa dibujada en sus labios, por supuesto yo me ponía muy contenta y sorprendida, y le decía: “¡Papi, qué gusto ver que estás bien, me alegra mucho!”

Con esta sonrisa lo empecé a soñar.
La primera vez traía unas fotos largas en la mano, y le pregunté: “¿A qué vienes con esas fotos del Sindicato, se las vas a dar a Juan?” Y con la cabeza me dijo que sí. “¡Qué bueno papi, no sabes qué feliz me pone verte!” Permaneció unos segundos más con su sonrisa todo el tiempo y desapareció. Y luego continuaba la historia, que trataba esa noche de que yo estaba ayudando a mi amiga Edurne a venirse a México J

Las otras veces  de repente lo veo, serio, como en foto, siempre elegante con su camisa y corbata o con traje, y en el sueño yo pienso feliz: “¡Ay, ya apareció mi papá hoy!” …Un poco más, y sale de escena.

Así lo veo cuando sale serio.
Pero hoy fue especial, de repente aparece junto a mí, como siempre,  pero ahora yo sabía que había venido a quedarse en el sueño ¡por un día entero! y luego se iría otra vez.

Lloré de felicidad de saber que podría tenerlo todo un día, él estaba muy sonriente y ahora hablaba, pero no a mí, platicaba. No sé dónde estábamos, no conocí el lugar, pero estaba también mi mamá, mi hermano Alfredo y Santi. Que fuimos al súper a comprarnos Alfredo y yo trajes de superhéroes para grandes y andar como Santi, jajajaja (ahí salió el subconsciente de  la mamá del niño obsesionado con los Avengers).


Así estaba en mi sueño, contento como en sus mejores momentos,
por saber que estaría con nosotros una vez más.

Después regresamos al lugar inicial, y empezaron a llegar personas de su trabajo que venían a saludarlo muy contentos, como todos estábamos, que le estrechaban fuerte la mano y le decían que estaban gustosos de verle de nuevo, y se iban.

Luego mi papá se acercó a lo que supuestamente había sido su ropero, como para sacar algo de ropa y cambiarse, y que yo le dije: “Papá, ya no vas a encontrar algunas playeras y suéteres porque yo quise quedarme con ellos.”

Posteriormente, se puso a hacer tres botes grandes de agua de jamaica, que porque quería dejarle agua hecha a su mejor amigo Toño. Llegó Toño y se pusieron a platicar y bromear como siempre. (Mi papá nunca hizo agua fresca y menos de Jamaica, pero bueno, fue invención del sueño J ).

Ahí yo pensé: “Tengo que avisarle a Juan y a Alejandra (sus otros mejores amigos) que mi papá está aquí para que vengan a verlo”.

Salieron unas imágenes más y desperté, feliz, sentí como si de verdad hubiera pasado un día con él. 

Y ahí pensé que debía escribir este sueño porque fue especial, antes de que se me olviden los detalles.


Al escribir y recordar cómo ha sido este tiempo vivir con mi papi solo en sueños, me hace llorar y ponerme muy triste. Y aunque agradezco a Dios que permite que tengamos sueños compensatorios de nuestras carencias, y hacernos felices por un tiempito, debo despertar y caer en cuenta que los sueños, sueños son…

martes, 14 de octubre de 2014

Prontos para oír.



Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír,
tardo para hablar, tardo para airarse; Santiago 1:19.

         Haré una serie de tres artículos respecto de esta valiosa porción bíblica. Son sermones que dio mi marido en la iglesia hace meses, que con su permiso los he adaptado para el blog, pues me parecieron enriquecedores.

         Entraremos con Prontos para oír.

         Pronto puede entenderse como listo, dispuesto o rápido.

         En el Diccionario de la RAE*, este mismo vocablo es veloz /Acelerado /Presto  /Anticipado.

         Oír es definido en la mencionada publicación como: Escuchar. / Prestar atención a lo que se oye. / Dar oídos, atender a un aviso, consejo o sugerencia.

         Alguien dijo que “escuchar es el acto más importante de la comunicación y probablemente al que menos tiempo dedicamos”.

         Otro versículo que habla del tema es:

El que tiene oídos para oír, oiga. Mt 13:9.

         ¿Será importante?

         En el Nuevo Testamento aparece en 397 ocasiones el vocablo escuchar.

         Veamos varios ejemplos:

 Ø Puedes leer en la siguiente porción que Jesús sabía escuchar (Lc. 24:13-35.)
 Ø En  Gn. 3:9-13, Dios se dio el tiempo para escuchar lo que Adán tenía para argumentar por haber caído en pecado.
 Ø Por su parte, en Gn. 30:6 Raquel se sintió escuchada:

Dijo entonces Raquel: Me juzgó Dios, y también oyó mi voz,
y me dio un hijo. Por tanto llamó su nombre Dan.

          Aunque aplicar el oído puede parecer una actividad muy sencilla, realmente es un trabajo duro.

          Actualmente, en el mundo tenemos un gran defecto: no saber escuchar.  Con el estrés al tope, se ha convertido en una actitud más importante que saber hablar.

         La mayoría de las veces es común que no prestamos atención y sólo parloteamos, sin atender el rumbo de la conversación e interrumpiendo la palabra del otro.

         Déborah Smith, en su libro “Confrontar sin ofender”, señala que “escuchar no es una actitud pasiva. Requiere un esfuerzo significativo para discernir lo que realmente se dice e incluso lo que no se dice.”

        El escritor francés Joseph Joubert afirma: «Si queréis hablar a alguien, empezad por abrir los oídos».

        Alguien más dijo que “el diálogo exige una actitud silenciosa de escucha atenta”.

        Es difícil poder decir algo válido al que habla con nosotros si antes no abrimos de par en par nuestros oídos para atenderlo. Exige dominio de uno mismo. Es un signo de sabiduría, implica atención al interlocutor, esfuerzo por captar su mensaje y comprenderlo.

        Las personas que solo hablan sin escuchar se quedan en un monólogo egoísta y fastidioso.

        Así que vamos llegando a la siguiente conclusión: Escucha más y habla lo necesario. Cuando escuchamos atentamente, aprendemos.

        El filósofo griego Zenón de Citium, solía decir a sus discípulos: «Recordad que la naturaleza nos ha dado dos oídos y una sola boca, para enseñarnos que vale más escuchar que hablar».

        Hoy, en nuestra vida de hiperactividad y  estrés, existe un gran falta de escucha atenta y serena, da la impresión de que cada uno va a lo suyo, sin importarle lo más mínimo la necesidad de receptividad que pueda tener el prójimo.

        El auténtico diálogo es una síntesis de apertura y disponibilidad para comprender.

        Te recomiendo el libro clásico de la literatura titulado “Momo”, de Michael Ende, que habla sobre el tema.

        Y aun te dejaré con un cuestionamiento: Si no escuchamos a quien vemos… ¿Escucharemos a quien no vemos?

-Edgar Beltrán. 



*Real Academia Española (RAE).

viernes, 10 de octubre de 2014

Malala Yousafzai, una vida con propósito.


El ser niño, no impide pensar y tener un propósito.
A los 13 años empezó a publicar un blog para la BBC sobre la vida de una adolescente en Afganistán, lo que le costó ser perseguida por los extremistas y en octubre de 2012, fue atacada por un talibán con un disparo en la cabeza. 


Por la gracia de Dios ella sobrevivió, luego de varias cirugías, ella continúa con su lucha por defender el derecho a la educación. Hoy fue nombrada Premio Nobel de la Paz por esta causa.






Platiquemos con nuestros hijos para que sepan cómo otros chicos de su edad no tienen los mismos privilegios que ellos y oren por los necesitados. Y sobre todo, que no necesita ser grande para poder hacer las obras que preparó de antemano para cada vida.
No puedes perderte este hermoso y valiente discurso de Malala en la ONU, en el que levanta la voz por las mujeres y los niños que no tienen acceso a la educación.
Y ya sabes, para ver y reflexionar en familia ;)




lunes, 6 de octubre de 2014

Corazón de diamante.



Porque como pecado de adivinación es la rebelión,
y como ídolos e idolatría la obstinación.- 1 Samuel 15.23 a.

La adivinación e idolatría se ven como pecados “groseros” por decirlo coloquialmente. Pero al ser comparados con la rebelión y obstinación, suena bastante fuerte.

La rebelión es sublevar, levantar a alguien haciendo que falte a la obediencia debida. Oponer resistencia. Desleal.

La obstinación es terquedad, muy duradero o persistente.

En resumen, es querer hacer nuestra voluntad de forma muy férrea, en lugar de obedecer los mandamientos y el plan de Dios.

¿Cuántas veces he sido rebelde y obstinada? Muchas.


A veces observamos a nuestros hijos que son tercos, pues nos parecemos a ellos haciendo rabietas, solo que no nos estamos viendo.

Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios?
¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?
Rom. 9.20.

Cuando quiero hacer mi voluntad, busco el mal:

El rebelde no busca sino el mal, Prov. 17.11 a.

Veamos un ejemplo sobre la manera de ser necios y endurecer nuestro corazón,  sucedido al pueblo de Dios:
Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda,
y taparon sus oídos para no oír;
y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que 
Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; 
vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.
Y aconteció que así como él clamó, y no escucharon, también ellos clamaron, 
y yo no escuché, dice Jehová de los ejércitos;
Zac. 7.11-13.

Según el diccionario, diamante significa, en griego, inalterable. Es el material natural más duro conocido hasta el momento.
Imagínate esta descripción de nuestro corazón cuando estamos parados en la terquedad, nuestro corazón duro, sin querer opinión contraria, queriendo que se haga lo que deseo. Ante tal panorama, Dios decide no volver a escuchar.
Dicen las palabras de Moisés:

Porque yo conozco tu rebelión, y tu dura cerviz; he aquí que aun viviendo yo con vosotros hoy, 
sois rebeldes a Jehová; ¿cuánto más después que yo haya muerto?
Dt. 31.27.

Qué poco respeto hemos tenido a figuras de autoridad alguna vez en nuestra vida: maestros, padres, jefes, esposos, consejeros espirituales, pastores, etc. Moisés conocía su redil, y parafraseándolo es como si dijera: Si estando yo, así se portan… imagínense cuando yo ya no esté. :O

Llega a tal grado nuestra necedad, que Dios nos deja hacer lo que deseemos.

Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;
Caminaron en sus propios consejos. Sal. 81.12.

Pero tenemos una hermosa porción en que hay un ejemplo de alguien obediente y fue bendecido por Dios: Isaías.

Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; 
despertará mañana tras mañana, despertará mi oído
para que oiga como los sabios.
Jehová el Señor me abrió el oído, y yo no fui rebelde,
ni me volví atrás.
¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas 
y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios.
Is. 50.4, 5, 10.

Confiar en el gran Dios que tenemos y el propósito para nuestra vida, es la mejor opción que tenemos.

«Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos
—dice el Señor—.
Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse.
Pues así como los cielos están más altos que la tierra,
así mis caminos están más altos que sus caminos
y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos. Is. 55.8, 9. (NTV)

Señor,  ayúdame a ser esforzada y que disponga mi corazón a obedecer en todo lo que tienes para mi vida.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra 
paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Is. 53.5.

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Is. 43.25.

Así sea.
Por Su Gracia:
Jéssica Jiménez.


miércoles, 1 de octubre de 2014

El trabajo invisible en el hogar.


Tal vez, como yo, necesitas estarte recordando el propósito de estar trabajando en casa.
Sin duda es poco reconocido, criticado, pero muy valioso.
 Invertir en el alma de nuestro hijo es invertir en cosas eternas, un trabajo que a lo mejor nunca veremos terminado en la tierra, pero no por eso hay que quitarle importancia.
Tengo a mis varones que gracias a Dios reconocen y agradecen mi trabajo, y aun así, a veces reniego de él y debo recordar el propósito de la decisión que tomé.
 Espero que el videoblog de hoy te sea de bendición.

¡Comparte!


Reflexiones sobre la eternidad.



Ahora que ha muerto mi papá, me he puesto a buscar porciones que me animen sobre el tema de la eternidad.
Te las quiero compartir.

Más bien, queremos ponernos nuestro cuerpo nuevo para que este cuerpo que muere sea consumido por la vida.  Dios mismo nos ha preparado para esto, y como garantía nos ha dado su Espíritu Santo.

Así que siempre vivimos en plena confianza, aunque sabemos que mientras vivamos en este cuerpo no estamos en el hogar celestial con el Señor.  Pues vivimos por lo que creemos y no por lo que vemos.
2 Co. 5.4 b-7 (NTV).

Así que, ya sea que estemos aquí en este cuerpo o ausentes de este cuerpo, nuestro objetivo es agradarlo a él.
2 Co. 5.9 (NTV).

Pues sabemos que, cuando se desarme esta carpa terrenal en la cual vivimos (es decir, cuando muramos y dejemos este cuerpo terrenal), tendremos una casa en el cielo, un cuerpo eterno hecho para nosotros
por Dios mismo y no por manos humanas.
2 Co. 5.1 (NTV).

Como está escrito:
«Las cosas que ningún ojo vio, ni ningún oído escuchó,
Ni han penetrado en el corazón del hombre,
Son las que Dios ha preparado para los que lo aman.»
Pero Dios nos las reveló a nosotros por medio del Espíritu, porque el Espíritu lo examina todo, aun las profundidades de Dios.
1 Co. 2.9-10 (RVC).

Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. Ap. 1.8.

¡Amén!


Venciendo los miedos.


Hace unas semanas me inscribí a una clase de finanzas básicas, destacando que las matemáticas nunca han sido de mi gusto, pero lo creí necesario por algunos proyectos que tengo en mente.
Cuando llegaron los días cercanos a la fecha, empecé a poner pretextos en mi mente para ir: Tengo muchas cosas qué hacer en casa; está nublado y a lo mejor llueve ese día y es peligrosa la ciudad con lluvia; creo que Santi se está resfriando; y qué tal que no entiendo nada… tengo años que no hago ejercicios matemáticos…
Un día antes, de plano me puse a llorar, pues estaba aterrada de ir al curso que duraba ¡una mañana! Pero me armé de valor y pensé que irían todo tipo de personas, aun inexpertas como yo, y tal vez no será la única que a lo mejor no entendiera nada.
Debido a que ya tengo bastantes años alejada del mundo profesional, me acabo de dar cuenta de que me he hecho muy temerosa, tímida e insegura. Y aun me cuesta mostrar mi vulnerabilidad. De ahí que escribo esta experiencia que a lo mejor a alguien puede servirle.
Aquí van algunas frases célebres sobre el miedo:
 Ø  “El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente.”
 Ø  “Nunca tengas miedo del día que no has visto.”
 Ø  "Nadie llegó a la cumbre acompañado por el miedo".

Y la Biblia dice:
No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.  Juan 14.27 b.

El Señor está conmigo y me brinda su ayuda;
Es mejor confiar en el Señor
que confiar en gente poderosa.
Sal 118.7 a, 9 (RVC).

No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios.
Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré;
siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha. Is. 41.10 (RVC) .

Que el Señor de paz mismo les dé paz siempre y en toda circunstancia. 
2 Tes. 3.16.

La clase fue muy buena, empezó con el profesor diciendo: “Creo que si vienes a un curso de matemáticas por lo menos debes traer calculadora, borrador y lápiz…” (suspiré, yo sí traía J ).
Nunca me había tocado un maestro de esta asignatura que le gustara su materia.
Explicó  bien y empezamos a resolver problemas matemáticos y… ¡me salieron correctos los resultados!
 Con este gusto de por medio, empecé a cruzar las barreras de mis miedos: Me atreví a preguntar públicamente cuando no entendía algo ¡todas las veces que quise!
Y no pasó nada, el maestro no se molestó, ni nadie  se burló  mí, como cuando tenía 8 años.
¡Me sentí tan bien cuando terminó el curso…!
Gracias a Dios por el valor que me dio, y saber que nunca es tarde para vencer mis miedos.

Solo por Su Gracia:
Jéssica M. Jiménez de Beltrán.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...